El branding de Nectarcreativon

El proceso de extraer la marca de forma natural.

Un fenómeno que se encarga de recoger todo el valor de una empresa, de sintetizarlo en un solo concepto, y de comunicarlo hacia el exterior.

Branding: tan conocido, y tan poco entendido.

El branding… Algunos lo entienden como el logotipo de una marca insertado en un sinfín de soportes; otros, como una moda pasajera que en el fondo se refiere al marketing; luego están los que creen que es el vendehumos de nuestro siglo… Por último, encontrarás a aquellos que piensan que se trata de una filosofía que verdaderamente puede ayudar al posicionamiento de una marca (y sí, ¡aquí estamos nosotros!).

Branding no es estrategia, ni es diseño, pero tenemos claro que es algo que debe acompañar y estar presente en ambos. Como citaba Al Ries en su libro Las 22 leyes inmutables de la marca, “de la misma manera que el marketing es hacer mercado (market), el branding es hacer marca (brand).”

Pero, ¿qué es una marca?

Si tienes una empresa y un público al que llegar, tienes una marca.

Siempre decimos que la marca no es un logo, porque no hace falta diseñarla para que exista.

Es algo que va intrínseco en la misma estrategia de negocio de una empresa: el compendio de sus orígenes, su historia, sus objetivos, su diferenciación, su filosofía y knowhow, y la intención de posicionarse y significar algo para sus consumidores.

Por ello, toda empresa, quiera o no quiera, tiene una marca. Y de aquí surge la necesidad de que cada gerente o director de marketing se preocupe de ser consciente del estado en el que se encuentra su marca, o lo que es lo mismo, de la forma en la que sus clientes ven su compañía.

Así, entendemos el branding como el proceso de extraer la marca de forma natural, como un fenómeno que se encarga de recoger todo el valor de una empresa, de sintetizarlo en un solo concepto, y de comunicarlo hacia el exterior.

Tener claro cuál es nuestra marca no sólo nos servirá como una base que guíe las futuras actuaciones de la empresa en términos estratégicos, sino que además, será la herramienta perfecta para llegar a nuestros clientes y consumidores; ya que las marcas responden al medio por el cual una compañía se humaniza.

Una marca que no se comunica, es un logo.

Al igual que un coche es fabricado para ser conducido, una marca es construida para ser activada. Esta activación sucede a través de la implantación de estrategias de comunicación, en las cuales el branding no deja de estar presente. Es más, tiene uno de los papeles más importantes en esta fase, ya que su función es la de mantener la coherencia entre lo que la empresa dice y hace, en unos tiempos en los que las tendencias y el exceso de información suelen distraer y desorientar a las marcas en la búsqueda de sus objetivos de posicionamiento, y por consiguiente, llevar a sus públicos a la confusión y hasta al olvido.

En Nectarcreativon no creemos en logotipos vacíos, no creemos en el diseño sin estrategia, ni creemos en la comunicación sin sentido.

En Nectarcreativon creemos en la marca.

Leave a Reply

Your email address will not be published.